Donde invierto mis ahorros? La rentabilidad real

En toda decisión de inversión debemos tener en cuenta la rentabilidad real del producto que nos ofrecen y no la nominal o la TAE como se suele hacer. La rentabilidad real tiene en cuenta la pérdida del valor del dinero a causa de la inflación: de un año para otro nuestro poder adquisitivo se verá reducido en la cuantía que aumenten los precios en ese mismo periodo.

Por ejemplo, si contratamos un depósito a un año con una rentabilidad del 3% TAE, teniendo en cuenta la inflación actual de 2,7%, al cabo de una año habremos incrementado nuestra riqueza en un 0,3%. Por una parte habremos percibido un 3% de intereses, pero habremos perdido un 2,7% de poder adquisitivo. Todo esto sin tener en cuenta los impuestos, que en el ejemplo ascendería a 0,63% (suponiendo el tipo mínimo del 21% para rentas inferiores a 6.000 euros sobre el 3% de intereses). Por lo tanto en nuestro ejemplo, la rentabilidad real obtenida después de impuestos nos saldría negativa.

La fiscalidad de las diferentes opciones de ahorro e inversión es un tema muy amplio que nos da para otro post, por lo que hoy nos centraremos solo en el impacto de la inflación.

Si en lugar de un año, tenemos en cuenta una inversión a largo plazo, vamos acumulando año tras año esta pérdida de valor de la inversión y al final acaba resultando una cantidad importante.

A continuación, mostramos a modo de ejemplo el impacto de la inflación para diferentes tipos de activos atendiendo a sus respectivas rentabilidades. Para ello hemos tomado una inflación media del 2% y las rentabilidades TAE estimadas en base a datos históricos (fuente Ibbotson Associates). El plazo de la inversión es de 10 años.

rentabilidad por tipo de inversión

Como podéis ver 50.000 euros no invertidos al cabo de 10 años tienen un poder de compra de 40.854 Eur (-18% de valor), invertidos en un depósito al 3% se convierten en un poder de compra de 55.231 Eur (+10% de valor), en renta fija a corto plazo de 59.181 (+18%), en renta fija a largo plazo de 69.851 Eur (+40% de valor) y en renta variable de 107.946 Eur (+116% de valor).

Como ya sabéis, la rentabilidad está relacionada con el riesgo: cuanto más rendimiento genera un activo, más puede oscilar su valor durante la inversión y más tiempo necesita para llegar al rendimiento esperado. Desde ROBUST siempre aconsejamos diversificar la inversión en diferentes productos con tal de obtener la máxima rentabilidad manteniendo el riesgo en niveles que estemos dispuestos a asumir. A tal efecto, en este sencillo excel hemos puesto a vuestra disposición una herramienta que os ayudará a distribuir vuestra inversión entre diferentes tipos de activos y de vehículos para visualizar el rendimiento esperado así como el riesgo global de la cartera en función de la volatilidad o riesgo de oscilación del precio.

A modo de aproximación, siguiendo con el ejemplo anterior, si decidimos diversificar nuestros 50.000 Eur entre los diferentes tipos de activos, al cabo de los 10 años la inversión quedaría de la siguiente forma:

En este caso vemos que al cabo de 10 años nuestros 50.000 Eur se han convertido en 75.155 (+50% de valor) siempre en términos de poder de compra teniendo en cuenta la inflación. Hemos obtenido una rentabilidad anual positiva del 4,2% y hemos mantenido el 50% de nuestra inversión concentrada a corto plazo.

Dada la reciente limitación de la rentabilidad por parte del Banco de España que afecta a las cuentas corrientes, depósitos, pagarés y bonos emitidos por las entidades que se comercializan en sus oficinas (1,75% para las cuentas corrientes y depósitos hasta un año de plazo, del 2,25% para hasta dos años y del 2,75% para plazos superiores) que entró en vigor en enero del presente año (no tiene carácter retroactivo) obtener una rentabilidad real positiva hoy en día no es fácil. Todo ahorrador que aspire a aumentar su riqueza no puede estar invertido en depósitos de forma permanente.

Desde ROBUST os animamos a considerar otras opciones de inversión como la renta fija de países o empresas o la renta variable de empresas sólidas cuyos activos y beneficios se revaloricen por encima de la inflación. En este sentido para los pequeños inversores una buena opción son los fondos de inversión o las SICAVs que, además de tener ventajas fiscales como trataremos en otro post, ofrecen una cartera bien diversificada (por tipo de activo, divisa, geografía y sector) y son completamente líquidos. En vuestra oficina bancaria os deberían poder informar al respecto o, si no, siempre podéis contactar directamente con cualquier Sociedad Gestora de Instituciones de Inversión Colectiva (SGIIC), Empresas de Asesoramiento Financiero (EAFIs) o incluso con el fondo que interese contratar (muchos disponen de información de contacto en su web).

Esta entrada fue posteada en Ahorro y taggeada , , , . Guarda el Enlace permanente.

2 Respuestas a Donde invierto mis ahorros? La rentabilidad real

  1. VRPeralta dijo:

    Hola Lluis y Sergio,
    Me ha gustado mucho este post, la verdad es que nos ayuda a los no expertos en la materia a entender mucho mas el sistema financiero.
    De todas maneras, hay una cosa que me ha sorprendido, y es que incluso en la situacion actual, os aventurais a decir que en RV se presume de un 10% de beneficio anual y por ejemplo, cualquier inversor de robust se puede preguntar que teniendo un 60% en variable como tenemos aqui actualmente “solo” hemos conseguido escalar hasta el 2.16% el pasado ańo. Creo que el trabajo del ańo pasado fue bueno, mantener patrimonio hoy en dia es la prioridad y aun asi aumentasteis un 2%, pero por otro lado me parecee desproporcionado el 10% del que hablais en el post.
    Un saludo!

  2. Pingback: Poner el dinero a trabajar | Robust Sicav

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.