Mensual Abril 2016

Mercado

Abril ha estado marcado por la guerra comercial entre EEUU y China, las tensiones en Siria y el inicio de la temporada de resultados empresariales. El mes empezó con cierta preocupación ante un dato de actividad (ISM de manufacturas) en EEUU peor de lo esperado que reflejaba un fuerte repunte en el componente de precios. A las declaraciones de las partes sobre la guerra comercial, se sumaban también las tensiones en Siria lastrando así a los índices que subían ligeramente por los buenos resultados que se iban publicando. Hacia mediados de mes se conocieron las actas de la Fed de la reunión de febrero que dejaban entrever 4 subidas de tipos este año frente a las 3 previstas, lo que provocó el repunte del USD y de los tipos de deuda en EEUU des-correlacionando el comportamiento de los índices, en particular EEUU y Europa. La temporada de resultados está superando las expectativas con el mayor crecimiento en beneficios desde el 3T 2010. Del 53% de las empresas del S&P500 que ya han reportado resultados, el 74% ha sorprendido positivamente en ventas y el 79% en resultado (fuente: Factset).

El comportamiento de los índices ha sido dispar durante el mes: Europa crece, EEUU cierra plano y emergentes mixtos. La mayoría de emergentes cierra en positivo, pese al repunte del USD y del tipo del bono a 10 años, salvo China (guerra comercial), Turquía (riesgo político) e Indonesia (salida de flujos de fondos).

Siguen dominando los sectores cíclicos (consumo discrecional y tecnología). Destaca la evolución del sector energético en el mes ante el repunte del precio del petróleo.

La rentabilidad del bono a 10 años de EEUU y el USD repuntan en la segunda mitad del mes.

Macro

A comienzos de mes se especuló con una ralentización del crecimiento de la Eurozona desde febrero, en particular de Alemania tras unos malos datos de producción industrial y ventas minoristas. Algunos analistas apuntaron al clima, la gripe (Influenza) o al proceso de formación de gobierno como posibles explicaciones, sin embargo los PIBs del primer trimestre publicados confirmaron el enfriamiento de la economía en el primer trimestre. El FMI por su parte ha elevado su previsión de crecimiento de la economía mundial para este año y el siguiente en 0,2 puntos porcentuales por encima de la previsión de su último informe (enero). La mejora para las economías avanzadas es del 0,2 en 2018 y 2019.

ROBUST

ROBUST crece un 0,82% en abril y acumula un -0,03% en 2018. Nuestro benchmark (25% S&P500TR, 25% STOXX600TR y 50% Bonos Euro 1-3 años) sube un 1,18% y acumula un 0,06%.

Hemos tenido un rendimiento inferior a nuestro índice de referencia en el mes. Han impulsado los índices, especialmente el europeo, sectores que no tenemos en cartera como las materias primas o el financiero. En lo que va de año nuestra selección de empresas sigue batiendo a los índices tanto en Europa como en EEUU.

Nos han impulsado especialmente PHILIPS, CAPGEMINI y BENETEAU las tres tras presentar buenos resultados trimestrales. Por otro lado nos han lastrado especialmente VESTAS (pensamos que por falta de anuncios de nuevos contratos vs Gamesa), IBM (resultados flojos por menor crecimiento estratégicos), CAF (resultados flojos por menor margen) y RYANAIR (petróleo, accidente Boeing 737 de Southwest).

Renta Fija y Divisas

Este mes nos ha vencido el bono de ORACLE que vamos a renovar en breve. Las perspectivas de tipos en EEUU han estado subiendo en la segunda parte del mes por lo que nos beneficia esperar un poco para capturar más TIR.

Seguimos con las divisas 100% cubiertas a excepción de la Corona Danesa que está pegada al Euro

Estrategia empresas

Mantenemos 14 empresas con un peso superior al 4% (CLARAS) tras el repunte de VOSSLOH (presentó resultados positivos) y una (BMW) con un peso inferior (EN ESPERA).

Tenemos una parte importante del fondo en empresas GROWTH con crecimiento de ingresos elevados (APPLE, GOOGLE, MICROSOFT, CAPGEMINI, PHILIPS y RYANAIR). Otra parte está en empresas de calidad (QUALITY) con un buen rendimiento de flujo de caja como NOVARTIS, ROCHE, TELENOR. Pensamos que el mercado en algún momento va a pagar más por este tipo de activos (en especial a medida que avance el ciclo económico). Finalmente tenemos seis empresas VALUE: IBM, BMW, VOSSLOH y VESTAS. En IBM estamos esperando una mejora del negocio (vía Inteligencia Artificial), en BMW una reducción de la incertidumbre (electrificación, autoconducción), en VOSSLOH un repunte de la actividad en EEUU y China, en VESTAS una normalización de los pedidos (tras los cambios regulatorios en USA y el nuevo tipo de subastas), y en CAF y BENETEAU una mejora del margen y el repunte de los pedidos tras cambios que ha realizado el management.

Hemos visto que las corrección del sector tecnológico del mes pasado se ha ido recuperando una vez el riesgo “Facebook” se ha moderado. Alphabet se ha quedado más atrás al presentar unos resultados que en margen decepcionaron al mercado. Pensamos que parte de los mayores costes atienden a una mayor expansión de la empresa en el medio plazo. Si que es cierto que los riesgos regulatorios han incrementado especialmente para esta empresa. Seguimos atentos para reducir el peso en las tecnológicas cuando veamos la oportunidad.

Estamos analizando ILIAD y DRILLISCH para añadir una posición adicional dentro del sector telecomunicaciones.

Estrategia riesgo

El riesgo que supone la escalada de aranceles sigue latente aunque momentáneamente se ha relajado, especialmente en Europa. Seguimos pensando que es una maniobra para conseguir llegar a acuerdos sin embargo no deja de ser un riesgo para el crecimiento económico global.

Los tipos de interés han vuelto a repuntar en EEUU a la vez que el tema aranceles se ha desactivado (temporalmente). El 10 años supera el 3% y va a ser una prueba para la salud del crecimiento económico en el país (la deuda sigue siendo elevada). En todo caso el ritmo que están imponiendo los Bancos Centrales parece muy descontado por el mercado por lo que el repunte entra dentro de la “normalidad” en una recuperación del ciclo económico.

En abril se ha activado un nuevo riesgo, la desaceleración del crecimiento en Europa: los PIBs del 1er trimestre han sido más flojos de lo esperado. En parte puede deberse a factores puntuales (clima, gripe, euro, escalada aranceles,… como apuntó el mismo Draghi la semana pasada) o más estructurales como cuellos de botella en la oferta (por falta de reformas y techo del crecimiento potencial) o por restricción del crédito ahora que el BCE está quitando liquidez. Este último punto no parece materializarse por ahora en vista de la reciente encuesta sobre oferta y demanda de crédito del BCE. El crecimiento esperado en todo caso para Europa está todavía por encima del 2% (2,4% según el FMI), y de la ralentización se deriva un efecto positivo que está siendo la depreciación del EUR. Por ahora por tanto no reducimos nuestro nivel de riesgo.

 

 

Esta entrada fue posteada en Seguimiento. Guarda el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.