Nota sobre el mercado

Ayer los mercados cayeron (S&P 500 -3%, STOXX 600 -1,7%) de nuevo a los niveles de principios de agosto, cuando Trump reactivó el conflicto comercial anunciando nuevos aranceles para principios de septiembre. El detonantes de la corrección de ayer fueron los datos macroeconómicos de China (producción industrial y ventas minoristas) y Alemania (PIB trimestral de -0,1%) y la inversión de la curva de tipo americana (los tipos a 2 años por encima de los tipos a 10 años).

Los miedos del mercado son ya conocidas pues llevamos desde el verano del 2018 con los mismos: guerra comercial, desaceleración especialmente en China y Alemania, BREXIT duro, final del ciclo económico y geopolítica (Irán, Italia). A pesar de la intranquilidad que generan estas correcciones de la bolsa y las noticias, el cierto es que los mercados siguen fuertes: únicamente entre un 3 y un 4% por debajo de los niveles del verano pasado. En el año el S&P sube un 13% y el STOXX un 8%.

Una explicación que podemos dar a este fenómeno (noticias negativas, mercados que aguantan en niveles altos) es el hecho que, a pesar de la moderación del crecimiento económico se mantienen condiciones muy favorables para el consumo y la inversión: paro bajo, incrementos de sueldos, inflación baja y tipos bajos. En este entorno muchas empresas siguen creciendo: en julio PHILIPS confirmó sus guías de +4/6% en ingresos para 2019, BENETEAU de +2/+4% y CAPGEMINI del +6%/+8%. Otras empresas como DUERR si que están viendo debilidad de la demanda en China en determinados sectores (maquinaria de proceso de madera).

Los Bancos Centrales por su parte están de nuevo en modo expansivo: la Fed bajó los tipos en julio y el BCE vino a decir que harán todo lo posible para hacer repuntar la inflación. Los gobiernos también están haciendo más expansivas su política fiscal siendo Alemania la que más capacidad tiene para estimular la economía por esta vía.

Pensamos que a pesar de estar en un entorno de menor crecimiento o incluso de ver puntualmente unos trimestres de recesión técnica (como ya ha pasado en Italia), las condiciones siguen siendo suficientemente buenas para que las empresas mantengan buenos resultados y sigan pagando dividendos. Evidentemente la evolución de incertidumbres como la guerra comercial afectará adicionalmente en positivo o en negativo a la confianza de las empresas, los inversores y los consumidores.

Actualmente ROBUST está expuesto un 50% a Renta Variable por lo que ya mantenemos un perfil conservador. Además hemos estado incrementando el peso de los sectores defensivos (alimentación, comunicaciones); no tenemos exposición en los sectores más vulnerables en caso de recesión como son la banca, la construcción o las materias primas; y la mayoría de nuestras empresas tienen poca o cero deuda. Mantenemos pues nuestra posición y seguimos atentos a las incertidumbres.

Esta entrada fue posteada en Notas gestión. Guarda el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.