Sostenibilidad

ROBUST hace Inversión Sostenible y Responsable (ISR). Utiliza criterios sociales, ambientales y de buen gobierno en el proceso de selección de las empresas en las que invierte, además de los propiamente financieros.

Tener en cuenta la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) como criterio de selección de las empresas es un tema de crecimiento sostenible pero también de calidad: las empresas líderes en RSC están mejor preparadas para los cambios regulatorios y la escasez de recursos. Y sus Consejos toman decisiones con menos conflictos de interés.

¿Cómo lo hacemos?

1 Establecemos sectores en los que no invertimos

Su actividad no es sostenible en el largo plazo (y/o en grandes cantidades) para el medioambiente y/o para las personas. Ni en aquellos que no ofrecen suficiente transparencia para determinar su sostenibilidad y riesgos:

2 Analizamos el cumplimiento en RSC

Para el resto de sectores analizamos el cumplimiento en RSC (ambiental, social y gobernanza) de las empresas y lo utilizamos como factor de decisión.

3 Ejercemos los derechos políticos

En las Juntas de Accionistas de nuestras empresas votamos en el sentido que mejor favorezca la RSC de la empresa.

Nuestro propio análisis de la sostenibilidad de las empresas

 

Nos permite entender la estrategia de sostenibilidad de la empresa y valorar los esfuerzos que está haciendo. También se una fuente adicional de información sobre cómo se está gestionando el negocio.

Realizamos el análisis desde cuatro variables: ambiental (CO2, agua…), social (proveedores, paridad de género…), gobernanza (independencia, sueldos…) y reporting (GRI, CDP…). Nos interesa ver las políticas que implementa la empresa, los resultados que obtiene y, lo más importante, su evolución:

Derechos políticos

Ejercemos los derechos de voto en las Juntas Generales de Accionistas de las empresas en las que estamos invertidos apoyando con nuestro voto iniciativas sociales, ambientales y de buen gobierno además de las estrictamente económicas. Esto nos abre la puerta a poder realizar peticiones directamente a las empresas y llegar a establecer un diálogo con ellas.